Tarta fácil de Flan de Turrón


Ingredientes: 

1 paquete galletas
1 sobre de preparado para flan (para unos 8 flanes)
1 litro de leche
1 tableta de turrón del blando
un poco de margarina o mantequilla

Primero troceas todas las galletas las pones en algún recipiente y las haces migas (o con la batidora o con paciencia) tienen que quedar mas o meno como en la imagen 1.

El molde lo preparas dando un poco de mantequilla a la base, para que luego no se quede pegado y con el calor del flan ayude a compactar la base. (Imagen 2)

Luego deshaces la mantequilla, en un vaso en el microondas o al baño maría, (intenta que no hierva) y la mezclas con las galletas. Normalmente añado chocolate en polvo al preparado de galleta, manías que tiene una… Mezcla bien. La masa la extiendes en el molde, con la mano vamos aplastando y repartiendo la masa hasta que cubra todo el fondo y los laterales (imagen 3). Si quieres que sea más uniforme puedes ayudarte con un tarro de cristal.

Haces trozos la tableta de turrón, cuanto más pequeños mejor porque más fácil te resultará que se deshaga en la leche. Imagen 4

En un cazo pones los polvos del preparado de flan y le añades la leche, pon un poco menos de un litro ya que luego vamos a añadir el turrón. Cuando esté bien mezclado echas el turrón. Cuanto más caliente más fácil de deshacer pero tienes que ponerlo a fuego lento y con cuidado de que no arranque a hervir mientras. (imagen 5)

Cuando ya lo tengas deshecho lo sigues moviendo lentamente (para que no se pegue al cazo) y dejas que arranque a hervir inmediatamente lo viertes en el molde como en la imagen 6.

Ahora sólo queda dejarlo enfriar y adornarlo al gusto.

Yo garrapiñe unas almendras troceadas con un poco de azúcar y agua en una sartén pequeña y adorné con el caramelo que traía el flan. El resultado:

Zócalo a rayas.

 

Después de amueblar la casa y llevar unos años viviendo en ella en la escalera mostraba unos cuantos roces y “dedazos”.

Hasta ahora había pintado yo misma todas las habitaciones pero con la altura del rellano del pasillo me encontré con un problema. Pedimos presupuestos a algunos pintores pero  nuestra economía no daba para más.

Así que se me ocurrió la opción del zócalo como una forma barata de cubrir las manchas y dar personalidad a la escalera.

No sabía si pintar en liso con una cenefa arriba, pero me decidí por las rayas porque dan profundidad y hacen que parezca más amplia. Los tonos que elegí van con la pintura del salón y para rematar puse una moldura de madera. Haciendo contrasté jugué con las rayas y pinté la pared del pasillo al contrario.

Por el precio de dos botes de pintura y unas molduras quedó una escalera con personalidad. El problema de las manchas resuelto.

( ¡¡¡Ah, y unos cuantos rollos de cinta de carrocero!!! jajajaja)